CÓMO HACER YOGA EN CASA

Si te estás planteando empezar a hacer yoga en casa y no sabes bien cómo, en este post te dejamos algunas pautas para dar ese primer paso que, a veces, cuesta tanto. Cómo hacer yoga en casa no es una cuestión menor. No te sientas ridículo por no saber ni por donde empezar o no querer hacerlo de cualquier manera. Por supuesto, debes partir de una buena actitud y tener ganas de afrontar un nuevo reto. El material que necesitas no es mucho. Apenas una esterilla y la ropa adecuada.

La mejor manera de hacer yoga en casa es con un programa acompañado de yoga online, como es Go Yoga! Beyond. En él encontrarás un programa de yoga interactivo que puede ser mensual o cuatrimestral. También se puede acceder a cursos cortos, con prácticas de diez o doce minutos para cada día de la semana. No es el único, de hecho encontrarás miles de opciones para hacer yoga online. Pero es el nuestro y te queremos orientar sobre cómo prepararse para comenzar con él desde casa.

PASOS PREVIOS A HACER YOGA EN CASA

Antes de empezar con un programa de cuidado desde casa es importante tener en cuenta una serie de consideraciones que harán mucho más fácil, placentera y enriquecedora tu experiencia. En primer lugar, para saber cómo hacer yoga en casa es importante entender la anatomía del cambio y saber qué esperar de este proceso de crecimiento y expansión.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que dentro de la fórmula ganadora para cuidarnos desde casa con éxito hay un componente importante: hacer partícipes de nuestro cuidado a nuestros convivientes y, muy posiblemente, solicitar su apoyo y colaboración. Teniendo esto en cuenta, cuidarse en casa no tiene por qué resultar complicado. Al final, es en casa donde podemos crear como en ningún otro lugar. Por eso, para empezar a hacer yoga en casa es una buena idea tratar de considerar nuestra casa como nuestro santuario individual, nuestro momento de magia diario.

TRES PAUTAS PARA EMPEZAR A HACER YOGA EN CASA

1. SÉ REALISTA

El primer aspecto que hemos de tener en cuenta a la hora de satisfacer cualquier necesidad es ser realistas. Para empezar a hacer yoga en casa y que se respete ese tiempo y espacio no basta con anunciarlo en casa no basta con proponerlo. Sigue leyendo, porque no existe una única opción.

2. SÉ SINCERO Y ESPECÍFICO

Para acercarnos lo máximo posible al éxito, antes de empezar a hacer yoga en casa hay que tratar ser lo más sinceros posibles con nosotros mismos y también específicos con los que nos rodean. Primero hay que plantearse cómo queremos que sea nuestro tiempo de práctica.  Puede ser un rato de cuidado individual para nosotros solos o también puede ser algo compartido, con la participación de otros. Resuelta esta disyuntiva, la siguiente cuestión es qué necesitamos. Puede ser el espacio común para nosotros solos, tener un lugar propio, que otra persona se ocupe de tareas mientras estamos con nuestra sesión de yoga en casa… Y, por supuesto, definir desde el principio cuánto tiempo necesitamos para nuestra práctica de yoga en casa.

3. SÉ FIRME

Con todas estas cuestiones más o menos claras y las personas con las que convivimos (si las hay) al corriente y de acuerdo con el planteamiento, la tercera pauta es ser firme. Parece una cuestión menor, pero no la es. Blindar el tiempo acordado y hacer de este rato algo innegociable a no ser que ocurra una emergencia es fundamental para poder avanzar en tu práctica de yoga en casa. Solo tú puedes valorar como merece tu propio tiempo de cuidado personal y encontrar este momento al diaria para hacerlo es la clave del éxito.

Ahora que ya tienes estas indicaciones sobre cómo hacer yoga en casa esperamos que puedas ir un paso más allá en tu práctica de yoga y disfrutar de ella en otros entornos.

¡Haznos llegar tus comentarios!

¡Estamos deseando saber de ti!

¡Mucho disfrute y muy feliz práctica!

Todo el cariño. Siempre,

No hay comentarios

Escribe un Comentario