POSTURAS DE YOGA Y SUS NOMBRES

Las posturas de yoga, también conocidas como asanas,  son las poses a través de las que se va articulado la práctica de yoga. Suelen tener nombres que hacen referencia a la imagen que se proyecta una vez construida dicha postura. La mayoría son denominaciones muy visuales como el perro boca abajo o el gato, y tienen su denominación correspondiente en sánscrito. Si quieres saber más sobre posturas de yoga y sus nombres, sigue leyendo.

Si hablamos de nombre de posturas de yoga en castellano, la naturaleza está muy presente. Animales y plantas son una gran fuente de inspiración a la hora de denominar a estas poses de yoga. Así, está la postura del árbol (vrksasana) o la de la flor de loto (padmasana). En la categoría de la fauna, entre las más famosas están la postura del perro boca abajo (adho mukha svanasana), la del gato (marjaryasana), la de la cobra (bhujangasana) o la de la mariposa (bhadrasana). Otras poses que evocan imágenes con las que estamos familiarizados son la de la montaña (tadasana) o la postura de la sirena (eka pada rajakapotasana). 

¿HAY POSTURAS DE YOGA DIFÍCILES Y POSTURAS DE YOGA FÁCILES?

Aunque en general se suelen catalogar así, como posturas de yoga difíciles y posturas de yoga fáciles, el ser humano tiene una anatomía de base. Esto hace que para alguien, una postura que en general se consideraría fácil, sea muy complicada. En cambio, a esa misma persona otras posturas de yoga difíciles y aparentemente inaccesibles pueden resultarle más naturales.

Además, una postura de yoga fácil se puede convertir en complicada a través del uso de los bandhas, de la respiración, de la anatomía sutil y de la alineación interior. De la misma manera, a través de estas técnicas, se puede hacer más accesible una postura que en teoría es muy complicada. Esto se debe a que en la práctica de yoga la actitud, la inteligencia del cuerpo y su madurez así como la técnica aplicada son componentes de mucho peso.

Salir de esta catalogación de posturas entre fáciles y difíciles conlleva, además, secuenciar las clases de yoga adaptándolas al alumno. Cuando el orden de las posturas varía en función de las capacidades de cada uno se acortan años en el proceso de mejora de la práctica. Esto sucede no porque se tomen atajos, sino porque se trabaja desde la madurez y la inteligencia. De esta manera, hay quienes consiguen posturas imposibles que les ayudan a arrojan luz sobre otras supuestamente más fáciles. Esta misma filosofía se puede aplicar si practicas yoga en casa.

Ahora que ya sabes algo más sobre las distintas posturas de yoga y sus nombres esperamos que puedas ir un paso más allá en tu práctica de yoga y adaptarla a otros públicos.

¡Haznos llegar tus comentarios!

¡Estamos deseando saber de ti!

¡Mucho disfrute y muy feliz práctica!

Todo el cariño. Siempre,

No hay comentarios

Escribe un Comentario