Posturas de yoga para niños

POSTURAS DE YOGA PARA NIÑOS

¿Quieres hacer yoga en casa con tus hijos? ¿Trabajas con público infantil y quieres saber más sobre posturas de yoga para niños? Elegirlas bien y presentar la sesión de forma amena son claves para que los niños jueguen, se diviertan y se beneficien del yoga desde pequeños.

A diferencia del yoga para adultos, la práctica con niños tiene como objetivo que exploren, jueguen y estén en contacto con su propio cuerpo. Si en las personas adultas se busca conectar con el cuerpo y apaciguar la mente, a menudo revolucionada, con los más pequeños no queremos que se empapen de calma, sino que consigan la comunión con el mundo a través del movimiento no se pierda. Para conseguirlo, hay ciertas posturas de yoga para niños que fomentan ese contacto con lo tangible.

En estas sesiones, además de escoger las posturas de yoga para niños más apropiadas, es importante saber mantener la atención de los jóvenes alumnos. Tanto si es un curso de yoga en una escuela como si se trata de hacer una práctica de yoga en casa para niños, una buena forma de conseguirlo es creando historias y narrativas a través de las posturas de yoga. Para esto, te puedes servir del tripsichore, una corriente de yoga donde cada postura es un personaje con un papel en la historia que se cuenta durante la práctica.

CÓMO ELEGIR LAS MEJORES POSTURAS DE YOGA PARA NIÑOS

Para hacer la práctica de yoga más amena en un público infantil y juvenil, se pueden escoger las posturas con nombres de animales. Esto puede hacer que la sesión sea más divertida para ellos. Así, algunas de las posturas de yoga para niños que se pueden enseñar son la del león, el gato, el perro o la rana. Para ellos es gracioso y se divierten al mismo tiempo que tiene beneficios para su cuerpo. Otras posturas de yoga para niños que son fáciles y ellos pueden asociar a imágenes que conocen son la del árbol o la del arquero.

POSTURA DEL GATO

Con la postura del gato, por ejemplo, se fortalecen columna y brazos. Para conseguirla, hay que colocarse a cuatro patas y, tras realizar la primera inspiración, se levanta la cabeza y se arquea la espalda. Al espirar, se redondea la espalda mientras se acerca la barbilla al pecho y las palmas de la manos presionan el suelo. 

POSTURA DEL PERRO

La del perro es otra de las posturas de yoga para niños más óptimas. En este caso, se estira toda la musculatura posterior, espalda, brazos y piernas, y se favorece la digestión. Para conseguirla, desde una posición de antebrazos y rodillas apoyadas en el suelo, se toma aire. Al soltarlo, las piernas y los brazos se estiran hasta formar un triángulo.

POSTURA DE LA RANA 

En la postura de yoga de la rana se trabaja el equilibrio y también sirve para fortalecer los pies y los tobillos. Sentados en cuclillas con las rodillas un poco abiertas, los brazos se colocan entre ellas, con las manos tocando el suelo. Al inspirar, la cadera se eleva y cabeza y cuello van hacia delante y abajo, relajados. Apoyados sobre la yema de los dedos, mantenemos el equilibrio unos segundos.

POSTURA DEL LEÓN

Con la postura del león son los músculos de la cara los que se trabajan y también contribuye al fortalecimiento de la voz. Para conseguirla, se parte de la postura de la roca, con las manos sobre las piernas, para después deslizarse hasta apoyar las palmas en el suelo. Por último (y aquí viene la parte más divertida para los niños) se abren los ojos al máximo y se saca la lengua, como si quisiéramos tocar con ella la barbilla.

Además de escoger posturas de yoga para niños apropiadas, conviene crear un ambiente óptimo, ya en casa, en el colegio, en una escuela especializada… Si, por último, enfocamos la sesión como si fuera una historia y ajustamos su duración a la edad de los pequeños yoguis, se pueden conseguir grandes resultados. Y es que el yoga para niños en casa o en otros lugares es una manera de que no se pierda el contacto con lo tangible y se sepa canalizar y mantener durante más tiempo. 

Ahora que ya sabes algo más sobre posturas de yoga para niños esperamos que puedas ir un paso más allá en tu práctica de yoga y adaptarla a otros públicos.

¡Haznos llegar tus comentarios!

¡Estamos deseando saber de ti!

¡Mucho disfrute y muy feliz práctica!

Todo el cariño. Siempre,

No hay comentarios

Escribe un Comentario