POSTURAS DE YOGA EN PAREJA

¿Practicas yoga siempre en solitario? Si te has planteado hacerlo con otra persona, aquí te mostramos algunas posturas de yoga en pareja.

Aunque la práctica de yoga suele ser individual y un tanto solitario, no siempre tiene por qué ser así. Crear posturas de yoga en pareja es una forma muy buena de hacerlo apoyándote en una persona en la que confías. Además, hacer yoga en pareja puede servir también para madurar en la práctica, incluyendo modificaciones con la ayuda de esa otra persona de tu plena confianza. 

El yoga en pareja es también una manera de crear o fortalecer el vínculo con una persona mientras ambas progresan en su práctica de forma más segura y estable. En definitiva, con las posturas de yoga para dos se consigue que la práctica de yoga no sea algo tan individual y la puedas compartir con otra persona.

Antes de comenzar, dedica unos segundos a la respiración. Puedes colocar espalda con espalda con la otra persona y las piernas cruzadas. Para ir un paso más allá, podéis estirar los brazos hacia atrás para colocar las manos sobre los muslos de la pareja. Después de tres respiraciones profundas, podéis volver a la posición inicial.

El estiramiento previo también es fundamental en esta práctica de yoga en pareja y, al contar con el apoyo de otra persona, se puede hacer de pie. Podéis juntar espalda con espalda y, agarrados de las manos, dejaros caer hacia adelante poco a poco.

ALGUNAS POSTURAS DE YOGA PARA DOS

Tras estos pasos previos, si quieres probar y no sabes por dónde empezar, te mostramos algunas posturas de yoga en pareja para tomar contacto con esta forma diferente de desarrollar tu práctica. 

El doble árbol es una de las posturas de yoga en pareja

EL DOBLE ÁRBOL

El doble árbol es una de las posturas de yoga en pareja más sencillas. Sirve para fortalecer las piernas y también mejora el equilibrio. Como su nombre indica, esta postura de yoga es como el árbol individual pero uno junto al otro, con el costado pegado y la mano externa, palma con palma.

El pie de fuera puede ir pegado a la cara interna del muslo, al gemelo o al tobillo, dependiendo de la exigencia de cada uno y del equilibrio. El abdomen debe estar siempre activado, para poder mantener la postura firme. Una vez conseguida, podéis mantener el equilibrio unos segundos y fundir vuestra respiración para que vaya al mismo tiempo.

MEDIO LOTO

El medio loto es una postura de yoga fácilmente aplicable para practicarla en pareja. Basta con que cada uno adquiera esta posición y lo haga espalda contra espalda. Una vez conseguida, con la espalda erguida y el pecho al frente, podéis elevar los brazos y unir las manos. Así conseguiréis pasar de la individualidad a una postura de yoga para dos

TORSIÓN

De la postura anterior a la torsión solo hay un paso, el de girar el tronco cada uno hacia un lado y apoyar la mano sobre la rodilla de la otra persona. Practicando esta postura de yoga en pareja se consigue dar un paso más allá, aumentando los beneficios de las torsiones. Aliviar dolores de espalda es una de las ventajas más obvias pero tiene otras, como estimular el flujo sanguíneo, dar flexibilidad a la espina dorsal o aumentar la capacidad respiratoria. 

DOBLE FLEXIÓN

Para conseguir una doble flexión, otra de estas posturas de yoga para dos, hace falta algo más de flexibilidad pero, con la ayuda del otro y practicando, es posible ir superándose. Para adquirir esta postura, ambas personas están sentadas, una frente a otra. Inclinados ligeramente hacia atrás, las piernas se elevan en diagonal hasta tocar con la planta del pie de la pareja. Para terminar, las manos se entrelazan y, con la espalda erguida, se mantiene la respiración unos segundos antes de deshacer la postura.

FLEXIÓN AL FRENTE

Al igual que la doble flexión, esta otra postura de yoga en pareja, la flexión al frente, es muy útil para estirar la espalda. Además es más sencilla. En este caso ambos personas están de pie, mirándose entre sí. Con las piernas separadas, las palmas de las manos se juntan y los dos se van alejando hasta que el torso está flexionado, en paralelo al suelo. 

Estas son solo algunas de las posturas de yoga para dos que podéis poner en práctica en un curso de yoga presencial o también en vuestras clases de yoga en casa. Aprovecha este tipo de sesiones para esos días en los que el cuerpo no acompaña o necesites compañía y no quieras dejar tu práctica a un lado. 

Ahora que ya sabes algo más sobre posturas de yoga en pareja esperamos que puedas ir un paso más allá en tu práctica de yoga.

¡Haznos llegar tus comentarios!

¡Estamos deseando saber de ti!

¡Mucho disfrute y muy feliz práctica!

Todo el cariño. Siempre,

No hay comentarios

Escribe un Comentario