10 motivos por los que no uso esterilla

A menudo, [email protected] [email protected] Go Yogis me preguntan ¿por qué no uso esterilla?

Si tú también sientes curiosidad por saber qué sucede cuando decides practicar «Mat-Free» o incluir tu esterilla en la montaña de cosas de las que deshacerte à la Marie Kondo, ¡esta entrada te encantará!

De la larguísima de argumentos con que podría aburrirte, vamos a dejarlo en diez

  1. Progreso en la práctica. Es habitual «dejarnos» o «abandonarnos» sobre una superficie mullida. Al practicar sobre una esterilla perdemos gran parte de consciencia de nuestro cuerpo y tenemos la falsa sensación de estar realizando correctamente una postura cuando en realidad no lo estamos haciendo. Por ejemplo en sirsasana es muy fácil dejar caer los hombros y los codos y no darnos cuenta de que nos estamos haciendo daño (a medio y largo plazo). Al practicar sin esterilla, si dejamos caer los hombros y los codos, la sensación excesiva de peso sobre la cabeza es inevitable y terriblemente incómoda, con lo que prácticamente desde la primera vez que hacemos la postura, la hacemos correctamente.
  2. Seguridad en las posturas. El ejemplo anterior es extrapolable a todos los demás grupos de asanas. Por ejemplo, en flexiones hacia atrás como Ustrasana, al utilizar una esterilla, lo habitual es proyectar las caderas hacia adelante, potencialmente dañándonos las lumbares. Sin esterilla, la necesidad de evitar el dolor agudo de la presión de las rodillas mal alineadas con el suelo va a encargarse de que nos alineemos al instante y que hagamos la postura de manera segura y precisa.
  3. Respiración. Tanto en Tripsichore como en Calma en Movimiento, la respiración es el elemento más importante y más difícil de la práctica. Practicar sobre una superficie dura y sentir sobre ella el apoyo y agarre de las manos, pies, y rodillas nos ayuda a sentir y entender la respiración, acelerando nuestro proceso de aprendizaje. Esto mismo sobre una esterilla u otra superficie acolchada es virtualmente imposible.
  4. Equilibrio. Las superficies duras, en menor o mayor medida, siempre resbalan. Esto nos da la oportunidad de utilizar los dedos, almohadillas y talones de nuestras manos y pies, tonificando esta musculatura habitualmente descuidada a la par que mejoramos nuestro equilibrio.
  5. Ecología y economía. Además del impacto medio-ambiental que la fabricación y eliminación de esterillas conlleva, una buena esterilla viene a costar entre 100 € y 200 € y precisa ser renovada (pese a lo que diga el fabricante) cada 5-6 años.
  6. Libertad. No es necesario confinar tu práctica a un recinto limitado, ni cruzar dos esterillas o hacer un tatami de esterillas cuando quieras hacer una práctica más dinámica o quieras practicar asanas que requieren ritmo como Mandalasana o Tic Tacs. Tampoco necesitas «regresar» al principio de tu esterilla cada vez que comienzas una nueva Vinyasa.
  7. Practicidad. Puedes hacer tu práctica aquí y ahora, en cualquier momento y en cualquier lugar. Experimentar distintos de suelos e incluso superficies incómodas y/o irregulares puede ser muy revelador y ayudarte grandemente en tu práctica. También,  si tienes suerte de practicar en la Naturaleza es genial eliminar barreras entre tú y el entorno y sentir la hierba y la tierra bajo tus pies.
  8. Espontaneidad. No necesitas planear de antemano que vas a hacer tu práctica. Puedes encontrarte en el campo, en un parque o en casa de unos amigos y decidir que te apetece practicar yoga, e incluso animar a tus amigos a acompañarte sin tener que turnaros la esterilla…
  9. Portabilidad. La falta de espacio en tu equipaje no es ya excusa justificada para abandonar tu práctica durante tus viajes. Puedes, si quieres, crear un espacio «sagrado» para tu práctica, o puedes convertir cualquier espacio en tu shala.
  10. Filosófico:
    • Por un lado, tradicionalmente, la esterilla representa la realidad del practicante… A mi me cuesta mucho pensar en mi realidad en términos de 1.80 x 60 cms…
    • Por otro lado, conseguir mantenerte presente y fijar la atención en tu práctica al margen de la incomodidad del terreno en que te encuentres no deja de ser la metáfora perfecta de la quintaesencia del yoga: mantener el centro, la calma y la presencia al margen de las vicisitudes de nuestra vida.

Por todas estas razones (… y alguna más)

¡prefiero practicar sin esterilla!

¿Y tú?

¿Cómo te sientes mejor en tu práctica?

¡No te vayas sin dejarnos un comentario!

Por cierto… ¿Sabías que el suelo de la Shala en Go Yoga Zaragoza está intencionadamente pavimentado en corcho natural sin tratar?

Pocos materiales son tan extraordinarios como el corcho. Además de todas las propiedades que ya conocéis, el corcho está compuesto por moléculas de suberina. Este polímero insoluble posee propiedades antimicrobianas, antialérgicas, antiplagas y antifungicidas, lo cual garantiza una higiene completa y neutraliza cualquier posibilidad de proliferación de contagio de hongos, virus y bacterias – información que posiblemente te reconfortará saber en época de Coronavirus .

flying wings

Entrada por: Anna Pairaló

Formación en Yoga

No hay comentarios

Escribe un Comentario